¿Cómo se produce?

El esmalte de porcelana es un revestimiento inorgánico y vítreo utilizado en metales con fines de protección, funcionalidad y decoración. Después de aplicar el esmalte a la superficie del fondo, se realiza la cocción de vitrificación a una temperatura muy alta.

Este procedimiento origina reacciones químicas y físicas entre las dos superficies que crean un nuevo material que combina las propiedades del cristal (higiene y dureza) y aquellas del metal del fondo (resistencia, maleabilidad y liviandad).

Pocas veces la unión de dos materiales tan distintos ha producido resultados tan brillantes y versátiles, tanto en términos estéticos como de rendimiento. Por este motivo, el esmalte de porcelana goza de crecimiento continuo, paralelo a la búsqueda de nuevas áreas de uso y fórmulas que cumplan con requerimientos cada vez más estrictos.

2

4

5

6

7